Inicio huesca Las fotografías de Ramón Masats en el rodaje de ‘Viridiana’ recalan en...

Las fotografías de Ramón Masats en el rodaje de ‘Viridiana’ recalan en un cinematográfico Museo de Huesca

HUESCA, 8 (EUROPA PRESS)

Los entresijos de la grabación de ‘Viridiana’, de Luis Buñuel, salen a la luz en la muestra ‘Ramón Masats. Buñuel en Viridiana’, que continúa su itinerancia en el Museo de Huesca tras inaugurarse en el IAACC Pablo Serrano y pasar por diferentes centros expositivos.

La exposición, que puede visitarse desde este miércoles, 8 de junio, hasta el 23 de octubre, reúne 34 fotografías de Masats durante el rodaje del filme del calandino.

Ramón Masats, testigo excepcional de la España de los años cincuenta y sesenta, protagoniza en 2017 una exposición en el IAACC Pablo Serrano, donde se reúnen estas fotografías que ahora se muestran en Huesca y que, hasta entonces, han permanecido inéditas.

Gracias a Antonio y Carlos Saura, con quienes mantenía una relación de amistad, Masats pudo “infiltrarse” durante dos días en el rodaje de la película, durante los cuales decidió captar la figura de Buñuel y así documentarlos distintos momentos de trabajo del director.

Este es el núcleo de la exposición ‘Ramón Masats. Buñuel en Viridiana’, donde Antonio Ansón y Amparo Martínez, como comisarios de esta muestra producida por el Gobierno de Aragón y responsables de que estas fotografías vieran la luz por primera vez tras ser positivadas por José Manuel Castro Prieto, ofrecen al espectador un recorrido a través de los distintos aspectos que comprende el rodaje de una película, tomando siempre como punto de referencia la figura de Luis Buñuel.

La exposición se estructura en cinco secciones correspondientes al trabajo de Buñuel con el guión, la labor con el equipo técnico, el trabajo de cámara, el rodaje en exteriores y el rodaje en interiores, centrado en la escena correspondiente a la cena con los mendigos.

LADO MÁS HUMANO

Si bien algunas imágenes se refieren únicamente a la figura de Buñuel, en otros casos se recogen momentos de trabajo con el resto del equipo, como el repaso del guión de Paco Rabal con Juan Luis Buñuel, Luis Buñuel y Concha Hidalgo; la preparación de la toma entre Luis Buñuel y el director de fotografía de la película, José F. Aguayo; o el instante en que Luis Buñuel da una serie de indicaciones a Lola Gaos, con la que volvería a contar para el rodaje de Tristana.

Además de mostrar al Buñuel cineasta, estas imágenes revelan también el rostro humano del director, yendo más allá del gesto de dureza con el que normalmente se le ha asociado.

Con motivo de la exposición, el Gobierno de Aragón, Prensas de la Universidad de Zaragoza y la Universidad Oberta de Cataluña han editado una publicación con textos de los dos comisarios y de Agustín Sánchez Vidal, publicación que a la sazón abre la colección ‘Luis Buñuel. Cine y Vanguardias’, realizada en colaboración con el Centro Buñuel Calanda.

‘Ramón Masats. Buñuel en Viridiana’, recala en el Museo de Huesca tras pasar por el IAACC Pablo Serrano, el Centro Buñuel Calanda, el Museo de Teruel, La Laboral de Gijón, el Museo Juan Cabré de Calaceite, el Museo de Albarracín y el Instituto Cervantes de Pekín.

CHOMÓN, EL CINE DE LA FANTASÍA

Por otro lado, el claustro del patio del Museo de Huesca alberga hasta el próximo 26 de junio la exposición ‘Chomón, el cine de la fantasía’.

La muestra, organizada por el Instituto de Estudios Turolenses de la DPT, incluye trece paneles en los que se relata la vida de Segundo de Chomón, desde su nacimiento en Teruel, pasando por las distintas etapas de su vida y la proyección nacional e internacional que alcanzó con su trabajo como pionero del entonces naciente cinematógrafo. Se completa con proyecciones de escenas de sus películas a través de pantallas.

Según el comisario de la muestra, Julio Sánchez Millán, presidente de la Real Sociedad Fotográfica de Zaragoza, el cineasta turolense es “uno de los inventores del cine” que, con un carácter “artesano”, se dedica a construir aparatos y cámaras y pensar en trucos basados en la fotografía para aplicarlos al cine.

Segundo de Chomón nace en la capital turolense en 1871. Emigrado a París, se introduce en el recién iniciado mundo del cine y destaca como un pionero en la creación de los efectos especiales o trucajes. Frecuentemente comparado con Méliés por su calidad técnica y creatividad, es contratado por las más importantes cinematográficas de la época, como la Pathé Frères o la Itala Films.

En un principio, Chomón pone su talento al servicio de otros directores. Suyos son los efectos de La gallina de los huevos de oro de Capellani (1905) o El hijo del diablo de Lépine (1906). Después tomaría el mando para rodar joyas como La casa encantada (1907), Alarde equilibrista (1908) o su obra más conseguida, El hotel eléctrico (1908).

De Chomón se dice que fue el precursor del travelling o rodaje con plataforma con ruedas o que era el mejor en la técnica del paso de manivela para dotar a los objetos de vida propia. A su vuelta a España, concretamente en Barcelona, sentaría las bases para el desarrollo de la industria cinematográfica, ha informado el Gobierno de Aragón en una nota de prensa.


- Te recomendamos -