Inicio huesca La DPH invierte 25.000 euros las esculturas y obras públicas de los...

La DPH invierte 25.000 euros las esculturas y obras públicas de los programas ‘Arte público’ y ‘Arte y Naturaleza’

HUESCA, 23 (EUROPA PRESS)

La Diputación Provincial de Huesca (DPH) invierte 25.000 euros las esculturas y obras públicas de los programas ‘Arte público’ y ‘Arte y Naturaleza’ tras examinar el estado de las quince obras de arte público que se encuentran en diferentes localidades altoaragonesas como resultado de los citados programas culturales a partir de 1990.

‘Mesa de Pic Nic’, de Siah Armajani, en el valle de Pineta (Bielsa); ‘Siglo XX’, de Ulrich Rückriem, en Abiego, o ‘Árboles como arqueología’, de Fernando Casás, en Piracés son solo algunos ejemplos de obras que se pueden admirar en diferentes localidades altoaragonesas como resultado de los programas ‘Arte público’ y ‘Arte y Naturaleza’ que desarrolló la Diputación Provincial de Huesca en la década de los 90. La institución ha realizado actuaciones de restauración y conservación para mantener su vigencia.

La Diputación Provincial de Huesca ha realizado una serie de labores de restauración y conservación para mantener la vigencia de las esculturas y se han señalizado e iluminado, en los casos que se ha considerado necesario, para ofrecer al espectador una experiencia cultural acorde a las características de estas obras. En total, se han invertido casi 25.000 euros en diferentes actuaciones desde 2021 hasta la actualidad.

Se trata de piezas diseñadas y creadas para permanecer instaladas en lugares concretos del medio no urbanizado de la provincia de Huesca. Sus autores tuvieron muy en cuenta las condiciones de los respectivos lugares para que establecieran una relación con los entornos mediante factores como la localización, escala, presencia física, la forma, intenciones y significados.

Las esculturas siguen presentes en cada lugar donde se implantaron. La diputada delegada de Cultura de la DPH, Maribel de Pablo, ha señalado que estos programas culturales han sido “fundamentales” para que la provincia de Huesca se asocie a “un territorio comprometido con el arte, especialmente en relación a los entornos naturales y los paisajes, hasta el punto de que se ha convertido en una de nuestras señas de identidad”.

Por estos motivos, ha añadido, la DPH ha realizado “labores de mantenimiento y restauración que mantengan las piezas con plena vigencia”.

ESCULTURAS

Se ha restaurado prácticamente al completo la ‘Mesa de Pic Nic’ de Siah Armajani, con el arreglo de las tablas exteriores perimetrales, aplicación de sellado resistente a las inclemencias en el tejado; el lijado y barnizado de toda su estructura y la sustitución de los cuatro atriles de vidrio que contienen dibujos y poemas de Federico García Lorca por un material de policarbonato y acero.

La pieza ‘La sonrisa del viento’, instalada en 1990 en Alquézar, ha sido otra de las obras que más atención ha requerido. La parte superior de la escultura, realizada en piedra de Calatorao, presentaba una rotura completa. Se ha repuesto en un único bloque, tallado y con acabado apomazado, tal y como era la original. Esta obra se puede visitar en el acceso del aparcamiento de esta villa medieval, mirando hacia el núcleo urbano.

La siguiente obra que más inversión ha requerido ha sido la titulada ‘Este trayecto tampoco conduce a un final previsible’, de Jorge Barbi, instalada en 1992 en Roda de Isábena. Las actuaciones se han centrado en reconstruir el anillo de metal completo y el anillo de cemento completo y en reponer las 15 letras de acero inoxidable que habían desaparecido.

Estas obras, tanto la de Alquézar como la de Roda de Isábena y la de Bielsa, están entre las más antiguas y emblemáticas de ambos programas culturales que ha desarrollado la DPH. De Pablo ha defendido que “estas actuaciones las han devuelto a un estado digno, algo muy importante no solo por la calidad de las piezas sino también por la experiencia de vecinos y visitantes al admirarlas”.

También se ha actuado en la escultura de madera de roble ‘Trillo de estrellas’, de Javier Sauras, en 1991 en Alquézar. Además de su restauración, se ha actuado en el entorno donde se ubica, prolongando el recubrimiento en la fachada cubierta donde se aloja la escultura restaurada. Se han instalado anclajes nuevos y se ha colocado de nuevo la pieza.

Otras piezas han necesitado actuaciones con una inversión menor. Por ejemplo, ‘Sin título’, de Christine Boshier, realizada en 1992 en un callizo de Alquézar, se ha limpiado y se ha aplicado microcemento sobre la superficie para adecentar su estado tras ser objeto de numerosas pintadas.

NO NECESARIA LA INTERVENCIÓN

Por su parte, ‘Three sun vessels for Huesca’, de David Nash, ha sido objeto de la aplicación de dos manos de aceite Nordik sobre la madera de las esculturas, ha informado la DPH en una nota de prensa.

No ha sido necesario acometer ningún tipo de actuación de conservación y restauración en el resto de piezas que fueron fruto de los programas ‘Arte público’ y ‘Arte y naturaleza’, puesto que su estado de conservación es adecuado. Esto incluye obras como ‘Árboles como arqueología’, de Fernando Casás en Piracés, la escultura ‘Sin título’, de Per Kirkeby en Plan; ‘Siglo XX’, de Ulrich Rückriem, en Abiego o ‘As Arvore Florescem em Huesca’, de Alberto Carneiro en Belsué, entre otras.


- Te recomendamos -