Inicio huesca Una tractorada volverá a rechazar en Biescas el soterramiento de una línea...

Una tractorada volverá a rechazar en Biescas el soterramiento de una línea de alta tensión para evacuar energía solar

BIESCAS (HUESCA), 8 (EUROPA PRESS)

Una tractorada volverá a rechazar el proyecto de soterramiento de una línea de alta tensión –entre Biescas y Senegüé– que se tendría que construir para evacuar la energía generada por un macroproyecto de placas fotovoltaicas que se instalarían desde Senegüé a Sabiñánigo y desde esta localidad a Jaca, además de en los alrededores de la capital de La Jacetania.

Alrededor de medio centenar de tractores se volverán a concentrar para rechazar este proyecto, ya que la línea de alta tensión atravesaría fincas de uso agrícola y ganadero que son el medio de vida de parte de los habitantes de la denominada Tierra de Biescas, que también incluye las localidades de Orós Bajo, Orós Alto y Oliván.

La cita es este sábado, 10 de diciembre, a las 11.00 horas, momento en el que los tractores se concentrarán en las Pasaderas, en la localidad de Biescas, junto a la zona industrial de la carretera de Arás y desde ahí partirán, en fila, por la avenida Zaragoza, la Rambla de San Pedro, la plaza del Ayuntamiento y darán la vuelta a la altura de Casa Ruba para volver por la calle Mayor y seguir por el puente, la avenida Zaragoza, tomar el desvío por la calle Escudial y retomar el itinerario inicial, hasta llegar a la plaza del Ayuntamiento.

A partir de las 12.00 horas, en la plaza del Ayuntamiento, se dará lectura al manifiesto, al que se sumarán vecinos de Oliván y Senegüé, además de Sabiñánigo y Jaca, a los que les afectaría el proyecto de instalación de placas solares en sus campos. El lema elegido para esta movilización es ‘Pirineo cuidado, pero no petado’.

Asimismo, se verían perjudicados los trabajadores de la Cooperativa Santa Orosia, con sede en Jaca y Sabiñánigo, que se dedican a la recogida y venta de cereal y pienso para el ganado, ha recordado una de las afectadas que es mujer y madre de ganaderos de Biescas, Maite Cotí.

En declaraciones a Europa Press, ha aplaudido que ayuntamientos, como el de Biescas y Sabiñánigo, se opongan a estas iniciativas de energías renovables, pero ha reclamado más apoyo para el agricultor porque “en el Sobrarbe los promotores han ido, casa por casa, a hacer una oferta económica a los propietarios de fincas contra la que es difícil competir”.

Este sábado se repite la iniciativa del pasado año cuando, en octubre de 2021, cerca de medio centenar de tractores salieron a las calles para rechazar este proyecto. Entonces, protestaron porque la línea de alta tensión prevista era aérea y ahora la empresa promotora propone soterrarla, lo que supone una diferencia de 12 millones de euros, pero también comporta importantes daños para los agricultores y ganaderos, además de para el sector turístico que, en parte, vive del atractivo de un paisaje de montaña, ha añadido Cotí.

ALEGACIONES

El pasado 14 de noviembre, se entregaron 720 firmas de apoyo a las alegaciones en contra de este proyecto de evacuación de energía publicado, en octubre, en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) y que está promovido por la misma empresa de otros dos proyectos entre Senegüé y Sabiñánigo y entre Sabiñánigo y Jaca, a los que se suman otro en el entorno de la ciudad jaquesa.

En Biescas, son cerca de veinte propietarios de terrenos que estarían afectados por esta línea de alta tensión; en Orós serían la mitad; y una cifra similar en Oliván.

En total, son unas 150 parcelas que se verían perjudicadas por el trazado, ya que se tendría que cavar una zanja por donde iría la línea de alta tensión, además de una zona de cámara de empalme, y también se prevé una ocupación temporal de tres metros a cada lado desde el borde de la canalización.

La alegación suscrita es en contra de la modificación de proyecto de infraestructura de evacuación compartida compuesta por la Subestación Eléctrica Trasformadora (SET) Sierra Plana 1 220/30 kilovatios y Línea subterránea de Alta Tensión (LAAT) Sierra Plana 1 SET Biescas en 220 kw en los términos municipales de Sabiñánigo y Biescas.

Éste es uno de los tres proyectos que han presentado las empresas ‘Solar Alto Gállego, S.L.’; ‘Meseta y Sol, S.L.’; y ‘Montaña Solar, S.L.’, las tres con el mismo domicilio en la calle Goya 6, planta 2, de Madrid. De los tres proyectos, los de mayor potencia son los dos primeros de Biescas-Sabiñánigo y Jaca-Sabiñánigo, cada uno de 220 kw, y el tercero, en el término municipal de Jaca, es de 30 kw.

ARGUMENTARIO

Entre los argumentos para rechazar el proyecto se esgrime que en el expediente no figura el modo en el que la promotora prevé obtener el derecho a disponer de las fincas afectadas para lo que no se ha firmado ningún acuerdo y dicho acuerdo “no podrá formalizarse puesto que la finca es imprescindible para la explotación económica agrícola o ganadera que constituye el medio de vida” del afectado.

Por ello, piden que el trazado se traslade a fincas con las que la promotora haya obtenido algún acuerdo con su propietario o a terrenos de titularidad pública y, en su defecto, que sea de conformidad con el Derecho Civil Foral Aragonés, de modo que la línea a su paso por la finca del firmante “permita el paso de la maquinaria para tareas agrícolas o ganaderas y con profundidad suficiente para arar”.

En la segunda de las nueve alegaciones, se dice que la promotora no ha respetado las limitaciones legales a la construcción de servidumbres de paso. Antes de plantear la imposición de servidumbre sobre fincas de particulares, la promotora debe descartar en el estudio de alternativas la existencia de paso por terreno público.

La ausencia de utilidad pública que justifique la expropiación de fincas es otra argumentación ya que el proyecto sería una planta fotovoltaica privada y una línea privada de evacuación, no de transporte o distribución, “por lo que no presta servicio público, sino que solo sirve a intereses particulares de la promotora”.

Además, el estudio de impacto medioambiental “reconoce” que parte del trazado atraviesa suelo dedicado a la actividad ganadera “que es de alta relevancia cultural en la zona y, además, está protegida con la figura de la Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala”.

La actividad agraria y ganadera es seña de identidad de la zona y conforma su paisaje y medioambiente, que son el motor del turismo, por lo que existe un “interés público en no alterarlas en beneficio de actividades privadas”.

En la cuarta alegación, se aduce ausencia de documentación preceptiva, falta de notificación personal e indefensión. La quinta se refiere al fraccionamiento del proyecto de más de 20 kilómetros en dos segmentos inferiores a los 15 kilómetros para que sea sometido al procedimiento simplificado, menos riguroso, que el ordinario.

IMPACTO MEDIOAMBIENTAL

La sexta alegación critica la justificación de la ubicación ya que la alternativa escogida afecta a terrenos de “elevada utilidad agraria” que han sido objeto de inversiones públicas y privadas, como riegos concentración parcelaria, que se malograrían.

En la séptima, se indica que en caso de extinción de la servidumbre la promotora deberá retirar la instalación y reponer el terreno a su estado actual, pero en el presupuesto no se prevé cumplir esta obligación, ni se garantiza en modo alguno.

La octava tilda de “inaceptable” el impacto medioambiental con las múltiples afecciones que ocasionaría, como los impactos electromagnéticos, puesto que las fincas por las que pasaría la línea es el lugar de trabajo del afectado. Asimismo, en los 2.207 metros se atravesarían bosques, que son hábitat de especies en extinción, vías pecuarias y Zonas de Especial Conservación (ZEC).

La afectación al paisaje y al patrimonio histórico es la última alegación porque aunque se soterre la línea, la planta solar sería visible desde Oliván y no se evalúa correctamente la afección a varias iglesias, algunas mozárabes, lo que infringe la Ley del suelo.


- Te recomendamos -